InfoAudifonos - Información básica sobre audífonos

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home La adaptación

La adaptación de audífonos

La adaptación de audífonos consiste en la toma de contacto inicial del paciente con sus audífonos durante las primeras semanas y la programación y ajustes necesarios por parte del audioprotesista, aunque ésta se debe de mantener en períodos de revisiones posteriores por si hubiese una modificación de la pérdida auditiva, rehacer los ajustes necesarios en la programación.

Cada adaptación tiene sus particularidades basándose en el grado, tipo y localización de la pérdida auditiva además de tener en cuenta el estilo de vida de la persona. Una adaptación en dos personas diferentes, con similares características de pérdida auditiva y estilo de vida relacionado con lugares frecuentados, etc puede ser completamente distinta si nos referimos al modo de la programación de los audífonos y los beneficios finales obtenidos.

Esto es debido a la información subjetiva que tenga el paciente a cerca de los sonidos, esto lo podemos entender fácilmente cuando dos personas diferentes, incluso siendo normoyentes, tienen percepciones distintas acerca de un ruido, por ejemplo, a una persona puede ser molesto, agobiante, insoportable, o cualquier otro adquetivo negativo todo el ruído de una obra de un edificio, sin embargo, otra persona puede convivir tranquilamente con ese sonido sin llegar a percibirlo como molesto.

Aquí es dónde juega un papel importante la figura del audioprotesista, que tras la primera toma de contacto en el momento de la entrega de los audífonos fijará un número determinado de revisiones periódicas para realizar el ajuste durante los primeros meses, según el paciente vaya comentando como oye y que percepción tiene de los ruídos, palabra y los diferentes sonidos que lo rodean.

Para una buena adaptación puedes acudir a un centro auditivo, donde se realizan las pruebas determinantes para indicar o no la adaptación de audífonos. Ante la presencia de cualquier indicio de patología o contraindicación el paciente debe de acudir al servicio de otorrinolaringología.

Los comienzos de una adaptación es la primera toma de contacto de la persona en cuestión con sus nuevos audífonos. Los primeros días dependiendo de la primera impresión e información del paciente el audioprotesista puede elegir bien dejarlos al volúmen necesario desde el principio o empezar desde niveles más bajos e ir aumentándolo en las sucesivas revisiones.

Esto es debido a que los primeros días, sobre todo en pacientes que llevan mucho tiempo sin oír, si los audífonos se programan con todo el volúmen necesario, ciertos sonidos y ruídos pueden ser molestos. Por este motivo hay muchos audioprotesistas que parten del principio de una habituación continúa y progresiva, en la que el volúmen de los audífonos es más bajo de lo normal, por ejemplo entregando la mitad de la potencia necesaria y aumentando la misma en los días posteriores.

Estas dos opciones son totalmente válidas y los factores determinantes para la elección es principalmente la sonoridad que percibe el paciente en el momento de la primera colocación de sus nuevos audífonos.

Lo sucesivo será fijar futuras revisiones para un ajuste óptimo y de audiometrías para vigilar el estado de la audición en un futuro por si hubiese que realizar modificaciones en la programación del audífono.

Artículos relacionados y contenido de interés

 

¡Compártelo!

AddThis Social Bookmark Button

Consúltanos

Foro Audifonos